Noticias
Anotaciones
Comentarios

Le Havre y el Puente de Normandía

P4193551
Después de salir de Etretat y de sus acantilados; hicimos una parada no programada en el pueblo de «Le Havre»; queríamos entrar y buscar una zapatería para comprar unos zapatos de «emergencia», que nos permitiera continuar con las intensas caminatas del viaje. Tuvimos suerte para aparcar y encontramos sitios junto a una iglesia románica en Le Havre; la Iglesia de San Denis de Sanvic; y desde allí nos fuimos dando un paseo hasta el centro, pasando por un parque y el ayuntamiento de la ciudad; decorado con gran cantidad de banderas francesas. Encontramos una zapatería con algo para salir del paso; así que deshicimos el camino; de paso aprovechamos para visitar la iglesia y continuamos marcha. La siguiente parada fue tras cruzar el impresionante Puente de Normandía; ya a las puertas de la siguiente parada: Honfleur. Es un puente atirantado; enorme; da casi vértigo cuando se cruza y se mira abajo la distancia a la que queda el agua (la Desembocadura del Sena), y es visible desde varios kilómetros antes de llegar al puente. Tras cruzarlo, buscamos algún mirador para poder apreciarlo y disfrutar de esta gran obra de ingeniería.
P4193661

Ola de Crímenes

Cartel de la película.
Estos dias de lluvia y brasero no invitan a mucho más que a ver alguna película que otra. El año pasado vi anunciada en la televisión una españolada «Ola de Crímenes»; protagonizada por Maribel Verdú (Que ya casi calza 50 años) y dirigida por «Gracia Querejeta»; en el 2008. Leyre (Maribel Verdú) está divorciada de Cosme (Luis Tosar); harto de mantener a su esposa y a su hijo «rarito» Asier; pasa por su casa para llevarse algunos trastos y confirmarle que debe abandonar la vivienda ante su inminente venta. Mientras discute con su hijo en un arrebato de rabia; lo mata clavándole unas tijeras. Leyre decide esconderlo todo; pero su nueva amante, Vanesa (Paula Echevarria), azuzada por la abogada de su empresa, Susana (Juana Acosta) que forman una sociedad empresarial con turbios movimientos; lo echan en falta y cuando aparece el cadaver deciden orientar a la policía tras la pista de Leyre. El título viene de un par de malos encuentros entre Leyre y unos delincuentes buscando antiguas pertenencias de su ex-marido y de otro encuentro con Vanesa y Susana, que intentaban clarificar los temas de la herencia del finado. Una película que intentaba ser cómica; aunque falta de ritmo incluso las situaciones que pretenden ser graciosas tan solo se quedan en esperpénticas y ridiculas, con más de vergüenza ajena que con ganas de reír.

Acantilados de Etretat

P4193450
Después de dejar atrás la abadía de Saint Wandrille, continuamos marcha buscando la costa; pasamos por otra abadía; también abandonada, y luego reconstruída, donde la antigua iglesia tenía ahora un techo de madera para poder oficiar las misas. Finalmente, tras almorzar por el camino; llegamos al pueblo de la costa que buscábamos: «Etretat«; un pequeño municipio costero muy, muy turístico; donde se puede pasear y contemplar sus bellos acantilados. Aparcamos en un buen parking que había cerca de la playa y fuimos dando un paseo hasta llegar a la playa; una playa de guijarros; a la derecha se veía un acantilado con una iglesia en lo alto; y a la izquierda otro camino serpenteante que subía sobre los acantilados; que invitaba a un agradable paisaje disfrutando de las vistas. Al bajar y volver a pasar por la playa (vigilada aún por un antiguo bunker aleman de la II Guerra Mundial) paramos en una cafetería para tomar un café y descansar, antes de volver a coger el coche y reanudar la marcha; aún eran las 4 de la tarde y todavía quedaba día para visitar más cosas.
IMG_4394

Timadoras Compulsivas

HUSTLE_INTL_TEASER_DGTL_1_SHT_OV.indd
Aprovechando este fin de semana de frío y lluvioso, el sábado decidimos quedarnos en casa y poner una película para entretenernos un poco. Sandra vio hace algún tiempo la publicidad de «Timadoras Compulsivas», estrenada este 2019, dirigida por Frank Oz (La Tienda de los Horrores, 1986), y protagonizada por Anne Hathaway en el papel de Josephine y Rebel Wilson en el papel de Penny. Penny es una chica poco agraciada, un tanto vulgar y gordita que da pequeños timos a chicos que conoce por Internet, para sacarles 500 € para una hipotética operación; hasta que un buen día decide cambiar de aires y escapar a la Riviera francesa; allí coincide con Josephine, una timadora sofisticada y elegante; que planea perfectamente sus golpes en cooperación una agente de policía y su mayordomo que también puede llegar a desempañar diferentes papeles en las historias que monta para desplumar a sus víctimas. Josephine no quiere tener competencia e intenta deshacerse de Penny, mediante métodos buenos y no tan buenos; aunque no consigue su objetivo; y finalmente Penny la chantajea para que le enseñe su oficio. Las dos juntas comienzan una carrera de timadoras; con sus rifirrafes normales hasta que deciden partir ramales; lo cual no impide que incluso caigan en los brazos de otros timadores. Una comedia mediocre y previsible; a la que tampoco puede pedírsele mucho más de lo que presenta e incluso lo que trae en el trailer.

El Corazón de las Tinieblas

Portada del libro.
Esta semana terminé de leerme esta novela del polaco, afincado inglés Joseph Conrad; «El Corazón de las Tinieblas«; publicado originariamente en 1899; y que muchos años después llegaría a inspirar la película «Apocalypse Now» de Francis Ford Coppola. El Corazón de las Tinieblas está narrada por el Capitán Barlow; un capitán de barco explorador que es contratado por la compañía para capitanear un barco en el Congo Belga; a través del río Congo para diferentes misiones. Tras hacer la travesía hasta África en un gran vapor europeo; llega a la desembocadura del río; donde empiezan los problemas. Nada parece estar preparado y se empiezan a sumar los retrasos, que el protagonista empieza a emplear para familiriazarse con su nuevo entorno; los abusos de la población indígena, y comienza a escuchar hablar de un personaje casi mitológico, «Kurz», el jefe de una explotación de marfil, río adentro. Finalmente tras conseguir reparar la pequeña embarcación a vapor, consigue moverse por el río; tras conocer al director de la estación, una persona mediocre que le encarga llegar hasta la explotación de Kurz para recogerlo y ponerlo bajo control. En el viaje por el río comienzan los problemas; empieza a concierciarse realmente de los abusos de los europeos contra la población indígena, en todos los niveles; hasta que llega a la estación de Kurz, donde descubre que alejándose de todo resto de civilización, se ha proclamado en algo así como un Dios con pleno control sobre los que le rodean; habiendo olvidado por completo cualquier rastro de civilización. Una gran novela, dura y recriminatoria contra el colonialismo ejercido por las naciones de Europa del Norte, que no deja de reflejar hasta dónde puede bajar la naturaleza humana cuando da la espalda a la sociedad y a la religión y se rige sin ningún tipo de norma.

Publicar anterior