Noticias
Anotaciones
Comentarios

Subida a la Virgen de la Cabeza

IMGP5552a
El fin de semana del 20 – 21 de Septiembre fue la subid ciclista a la Virgen de la Cabeza, durante muchos años estuve subiendo con el Club Ciclista Martos, y este año no podía faltar la subida con el Tosiria, por supuesto.
El sábado a las 8:30 estaba ya en Torredonjimeno, con la bicicleta por un lado, el equipaje por otro y la cámara de fotos en último guardado, todo bien empaquetado en la furgoneta del presi (la misma que llevamos a Cantabria), y salimos rumbo a Andújar.
El camino de ida es bien conocido por todos: Salimos por la carretera de Porcuna, cogiendo los llanos hasta la zona del Pilar de Molla, allí nos desviamos hasta Escañuela, subimos a Andújar y bajamos a Andújar. Llegamos hasta la gasolinera del Carrefour donde esperamos para juntarnos todos (íbamos con los montañeros también) y para tomar algo para afrontar la subida a Sierra Morena.
La subida fue por la tan conocida carretera de la Sierra, primero 10 kilómetros en los que todavía abundan los olivos y los eucaliptos, llegada a las Viñas donde se llanea un poco y se bajan otros 10 kilómetros hasta el Jándula y luego la subida final, de otros 10 kilómetros hasta que se llega al Santuario (creo que algún año ha pasado por aquí la Vuelta y era un puerto de 3?).
Subimos directamente hasta los pies de la iglesia, donde se considera finalizada la etapa, y todavía nos encontramos con alguno que estaba por allí que empezaba a bajar.
Llegamos al hotel La Mirada, y después de repartir las habitaciones (estaba con José María, Luque, José Pater y José Hornos) aprovechamos para ducharnos y bajar a tomar una cervecilla que todavía quedaba un ratillo.
Pasamos a comer, arroz y un guisado de carne de monte, acompañado, por supuesto de más cervecilla, así que después de comer, entre el madrugón y la cerveza, siesta al canto.
A las 7 subimos dando un paseo hasta la iglesia para ir a la misa.
Tras la misa, ofrenda floral a la Virgen de la Cabeza, y vuelta al hote, aunque me quedé un rato haciendo algunas pruebas de fotografía nocturna y luego, por supuesto, una cervecilla en la plaza.
Después de la cena, ajustamos cuentas y nos quedamos reposando la cena, aunque algunos aprovechamos para ir a buscar a algún bicho que era la berrea y estaban todos los bichos encendíos, aunque al final yo no cacé nada en condiciones… (Aquí se ve la silueta de un ciervo y aquí un jabalí, aunque bastante mal ambas fotos).
Y a las dos de la mañana, bastante tarde ya nos volvimos a dormir.
A la mañana siguiente, a las 8 en pie, desayunar y a las 9 a coger la bicicleta, después de la necesaria fotografía de grupo, por supuesto.
A deshacer el camino, bajar 10 kilómetros hasta el Jándula, subir hasta las Viñas y bajada hasta Andújar, este año sin ver ni un sólo animal junto a la carretera (¿quizás sería por la hora?). Dopaje de nuevo en Andújar, a base de jamón y cosas así, y subida hasta Torredonjimeno: Subida hasta Arjona, desde Escañuela hasta el Pilar de Molla y desde el barranquillo. Todo un palizón.
Al final salieron 151 kilómetros en 6 horas y media (en dos días, claro).

2 Comentarios a “Subida a la Virgen de la Cabeza”

  1. […] El fin de semana 5-6 de Septiembre fue la tradicional subida del Club Ciclista Tosiria a Sierra Morena, a la Virgen de la Cabeza. A las 8:30 me acercaron hasta Torredonjimeno, porque tenía que llevar el equipaje (ropa, la cámara,…), montamos las cosas en las furgonetas, nos montamos encima de la bicicleta, y rumbo a Andújar, la primera parte bastnante fácil, casi todo bajando hasta llegar a Escañuela donde hay una pequeña subida hasta Arjona y luego de nuevo hasta Andújar bajando. No hay que olvidar que Andújar está junto al Guadalquivir y relativamente baja de altitud (169 m.). Paramos junto a una gasolinera para “repostar”, y después de descansar, “atacamos” el puerto. La subida al puerto es relativamente sencilla, aunque larga: Se suben 10 kilómetros con algunos pequeños descansos hasta que llegamos a las Viñas, desde allí se bajan otros tantos kilómetros hasta llegar al Guadalimar y la última subida y un poco más dura que la primera parte. Llegamos a buena hora al santuario, nos volvimos para el hotel, y sorpresa, sorpresa, había piscina, así que antes de bajar a comer, nos pegamos un chapuzón, que fresquitos y que agusticos. Después bajamos a comer, y para aprovechar que estábamos en la sierra, que mejor que carne de monte. Después, aunque los más bregosos se quedaron tomando algún fresquito, yo estaba bastante cansado y aproveché para echarme una buena siesta. Por la tarde fuimos a misa, donde algunos miembros del Club incluso leyeron, después una ofrenda floral a la virgen y la tradicional fotografía de grupo. Bajamos a la placilla para tomarnos una tapilla y volvernos al hotel a cenar. Con la barriga llena fuimos a darnos una vuelta por la zona, momento que aproveché para tomar alguna fotografía nocturna, cuando estuvimos alejados del santuario y había menos luz. Fue una sorpresa cuando al volver nos encontramos unos cuantos jabalís comiendo justo al lado de la carretera. Además debían de estar costumbrados a los hombres porque pese a acercarnos no salieron corriendo. Como era ya un poco tarde y el domingo había que madrugar para volver, nos fuimos a la cama temprano. El domingo, otra vez a las 8:30 en pie, y después de desayunar, y juntarnos en la explanada del hotel, para abajo, esta vez a deshacer el camino, y como siempre, lo peor cuanto más nos acercamos a Torredonjimeno, cuando los kilómetros empiezan a pesar en las piernas, hasta que pudimos llegar a Torredonjimeno. El pimer día 78,2 kilómetros en 3 horas y 20 minutos, con una altitud acumulada de ascensión de 1000 metros y 2200 kilocalorías. En la bajada 74,3 kilómetros en 3 horas y 12 minutos, con una altitud acumulada de ascensión de 956 metros y 1850 kilocalorías. […]

Dejar un comentario