Noticias
Anotaciones
Comentarios

Suiza Sajona

IMGP2774
El pasado fin de semana, domingo, estuvimos de senderismo por una zona conocida como «Suiza Sajona«; es una zona montañosa entre Dresde y la República Checa (En la República Checa empieza la Suiza Bohemia).
La Suiza Sajona es también muy conocida por la escalada: Las formaciones rocosas con parades casi verticales y de un material relativamente poroso que hace fácil el agarre y clavar. De hecho, los compañeros de la oficina, están orgullosos de contar que la escalada moderna empezó en Sajonia a finales del siglo XIX.
La organización corrió a cargo de la Asociación de Estudiasntes Extranjeros la Universidad de Dresde. En principio íbamos a salir el sábado, pero amaneció lloviendo, así que se pospuso para el domingo; a las 9:15 teníamos que estar en la estación de trenes de Dresde para coger un S-Bahn (Cercanías) que nos llevaría hasta Rathen; allí cruzamos el río con un barco y entramos en el pueblo: Empezaba la ruta de senderismo. La Suiza Sajona es un parque natural, empezamos a andar, paralelo a un río/laguna, donde había una piscifactoría de truchas; rodeados de cerros, llenos de árboles; todos verde, extremandamente verdes y sin resto de ninguna planta seca (Y eso que llevábamos un par de semanas sin que lloviera).
Al poco empezamos a subir unas escaleras, que se hacían casi interminables, y que nos permitieron coronar los «acantilados» que se ven desde el río. Desde allí fuimos andando hasta el primer mirador.
Desde allí nos volvimos, para volver al camino principal e ir en busca de «Bastei«, un sitio donde hay un hotel, restaurantes, y se puede disfrutar de la Suiza Sajona llegando en coche hasta la misma puerta. Muy conocido es el puente de piedra, típico de las fotografías de la Suiza Sajona. Lo cruzamos (es un puente únicamente para senderistas, no caben coches ni nada parecido), y desde ahí venía el descenso para llegar otra vez al río; desfrutando de vez en cuando de miradores sobre el Elba.
Llegamos al río y volvimos a cruzarlos, para llegar al pueblo de origen: Existía la posibilidad de volverse en tren o continuar, haciendo otra ruta de senderismo, esta vez por la otra orilla del Elba. Paramos para comer en un puestecillo; y continuamos haciendo otra ruta, esta vez una que comunica con el pueblo de Wehlen. Esta vez la ruta era sin escaleras, y más por senderos en bosques; paramos también en una cafetería que está en medio del bosque, sólo para senderistas; para luego volvernos ya buscando la estación de trenes; que desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde que llegamos a Dresde, ya estaba bien de andar.

Un comentario a “Suiza Sajona”

  1. […] El domingo pasado volví a salir con la bicicleta, como viene siendo costumbre. Tenía ganas de llegar hasta la República Checa, para probar rutas nuevas, así que cogí el camino del Elba a contracorriente, en dirección hacia Pirna, que tantas veces he recorrido. Al pasar Pirna, cambia un poco el paisaje, entrando poco a poco en la “Suiza Sajona“, apareciendo las casas al lado del río, y los cortados. El camino del Elba discurre paralelo al río, y paralelo también a una línea de ferrocarril que une Dresde con la República Checa, y conforme se avanza va cambiando poco a poco el paisaje, habiendo más árboles, e incluso alguna pequeña cuesta. Cerca de la frontera, no sé muy bien como, crucé el río por un puente hasta llegar a un pueblo, “Schmilka” que está apenas a 6 km. de la República Checa, y tras continuar un poco, ?Bingo! El destino, la República Checa. Entré un poco en la República Checa, vi muchas tiendas libres de impuestos, gasolineras, (nada de eso hay en la parte alemana), y antes de que fuera más tarde, me di la vuelta, me hice las fotos de rigor en la frontera, y volví a entrar en Alemania, volví a crucar el río, esta vez en barco, para coger un tren que me llevara hasta Dresde, y es que se me había hecho tarde. Aunque no llevaba muchos kilómetros y no estaba cansado, pero si intentaba volver en bici hubiera llegado a las 5 ó las 6 de la tarde. Al final, 60 km. en dos horas y tres cuartos. No está mal. […]

Dejar un comentario