Noticias
Anotaciones
Comentarios

Ribera del Víboras

Ribera del Víboras
El sábado pasado salí con la bicicleta de montaña con un par de compañeros de Valeo. Tenía ganas de probar alguna rutilla nueva, y estuvimos haciendo la «Ribera del Víboras»:
Salimos de Martos por la carretera de Fuensanta hasta desviarnos por un carril un poco antes de llegar a Cazalla; cruzamos Cazalla, pasamos por la fábrica de aceite «El Molar», para llegar a las Valetas, cruzarla y continuar por unos carriles que fueron a llevarnos hasta el Rigí?elo, donde salimos a la carretera del Castillo y estuvimos subiendo hasta coronar el puertecillo, poco antes de bajar hacia el Río Víboras. Allí cogimos un carril a manode derecha que al poco de subir llegamos a un cerrillo desde el que pudimos ver todo el valle del Víboras, realmente impresionante; bajamos y fuimos bordeando la ribera, bajando poco a poco en altura, siguiendo el curso del río, llegando a un peñón; seguimos hasta que alcanzamos la carretera de las Veletas, que va a la Fuente del Espino. Por allí cruzamos el río y continuamos por otro carril que recorría ahora la rivera izquierda del Víboras (siguiendo su curso), y al poco empezamos a ver el pantano.
Llegamos al pantano y desde allí nos volvimos directamente para Martos; para ello cogimos la carretera y nos desviamos por un carril que nos llevó directamente hasta la Vía Verde; subimos por Belda (Vaya diferencia, la cantidad de agua que había por la sierra y lo seco que estaba toda la zona de Belda); hasta que llegamos a Martos.
Al final, 47 kilómetros en 3 horas y cuarto, con 1100 metros de desnivel (Aunque nunca llegamos a superar los 720 metros de altitud) y 2500 kilocalorías gastadas.

4 Comentarios a “Ribera del Víboras”

  1. Antonio dice:

    Hola Josera,

    Jo que pasada de ruta, tuvo que ser una pasada. Haber si organizamos una buena.

    Saludos

  2. […] Finalmente, el sábado 8 de octubre llegó el día del Dessafio del 2011, a las 6 estaba en pie, vestido, desayunado y a coger el coche hasta Frailes, desde donde saldría este año. Aparqué el coche cerca del cementerio, descargué la bicicleta y a la zona del ferial donde habían montado todo el chiringuito; recogí el dorsal, y a esperar a que dieran la salida. Poco a poco empecé a encontrarme con conocidos: De la empresa, del C.C. Martos, del C.C. Tosiria. Y a las 9, ?salida! Recorrimos Frailes en grupo y salimos por un carril, empezaba la ruta. Pasamos por unos carriles entre el olivar. En un barranco hubo un pequeño cuello de botella y se podía ver la cantidad de ciclistas que participaban. Impresionante. Fuimos subiendo poco a poco para llegar a una zona despoblada de árboles, llana, y muy cerca ya de Alcalá la Real, donde paramos para el primer avituallamiento. Continuamos por un pequeño sendero hasta llegar a Alcalá la Real; cruzamos el pueblo y salimos por una zona bastante diferente a la que habíamos llevado: menos olivos, más encinas, y ríos y riachuelos que tuvimos que cruzar. Una zona que me recordó un poco la zona de la ribera del Víboras de Martos. Allí empecé a darme cuenta de que el freno delantero había desaparecido. Frenaba a tope y ningún efecto en la rueda… No era el mejor sitio del mundo para qudarse sin freno, si hubiera sido en la vía verde… Afortunadamente, en el avituallamiento que había en el Castillo de Locubín había un taller de bicicletas y me pudieron purgar el freno. ?Como nuevo! Así que después de comer y beber, a reemprender la marcha. Desde el Castillo salimos por un carril cerca de la carretera de Fuensanta: Una fuerte rampa, bastante larga y con pendientes superiores al 14 %, mucha gente empezaba a atrancarse ya. Desde la subida, una buena vista de la Sierra Ahíllos, y después de unos pocos kilómetros empezamos a cruzar una zona por la ribera de un río, la zona de Chircales, mucha agua, mucha vegetación; unos paisajes y unas vistas realmente impresionantes. Fuimos a salir a la ermita del Cristo de Chircales y desde allí bajamos a Valdepeñas. Otro punto de avituallamiento. A la salida de Valdepeñas decidí salirme del recorrido oficial, para acortar un poco los dos puertos que quedaban en el registro oficial. Cogí la misma ruta que hicimos el año pasado en el Dessafio del 2010. Aunque eso no quitaba que tuviese que subir tan bien un par de buen puertos… Muy bonita la Sierra de Valdepeñas. Al poco ya me volví a incorporar al recorrido oficial, quedaban los últimos tramos de la Sierra del Trigo y bajar hasta Frailes. Los kilómetros iban pesando ya. En Frailes nos trataron de lujo: Un gran plato de macarrones con fruta y dulces, y para beber cerveza sin alcohol o refrescos. Vino la entrega de premios, con los nuevos equipos de los Ayuntamientos de Frailes y la comarca. Y una vez descansados, vuelta a casa, con la bicicleta en el maletero. Al final, 80,5 km. ?en 6 horas y media!, con una ascensión total de unos 2500 metros y 4600 kilocalorías gastadas. ?Cifras realmente record!. El recorrido lo grabé con el GPS y lo subí a Internet. […]

  3. […] El día del Pilar aprovechamos los compañeros de la oficina que se quedaban aquí por no irse un día suelto a sus casas para dar una vuelta con la bici. En principio quedamos gente de Valeo, pero se fue añadiendo gente conforme nos los fuimos encontrando: Manolo, Gonzalo, su hijo, juntando al final un buen grupillo. La ruta que elegimos fue la Ribera del Víboras, que hice a principios de año con Javi Así que después de desayunar en el Gwendolyne cogimos las bicicletas y salimos por la carretera de Fuensanta, cogiendo luego algunos carriles para cruzarlas Veletas y salir hasta cerca del Rigí?elo, subimos el puertecillo para coger el carril que nos lleva paralelos al Víboras. Impresionantes vistas y paisajes de las que se pueden disfrutar, casi sin alejarse de Martos. Esta vez nos desviamos de la ruta que hicimos en febrero, siguiendo por la misma ribera del río (sin cruzarlo en ningún momento), saliendo a la Cortijada del Tomate y luego a la cabecera del pantano Víboras, con unas vistas impresionantes del Castillo Víboras. Bordeamos el pantano hasta salir a Las Casillas y luego nos volvimos por la carretera; algunos de los ciclistas estaban ya algo cansados y con calambres, así que optamos por la opción más fácil. Al final 53,35 km. en 3 horas y cuarto, quemando 2100 kilocalorías y 1120 metros de ascensión total. Aquí dejo la ruta en wikiloc. […]

  4. […] Durante el pasado puente de diciembre, aproveché también para hacer una etapilla con la bicicleta de montaña. Tenía ganas de probar una ruta nueva, así que después de buscar en wikiloc, junté un par de rutas de de Javi y de Juanfran y rumbo a hacerla con la ayuda del GPS. Salí desde Martos, cogí la carretera de Fuensanta, para desviarme por un carril que se va alejando de la carretera, pasando cerca del Cortijo de Cazalla, cruzar las veletas e ir a salir a la carretera del Rigí?elo, justo donde esta la parada ?fantasma? de autobús. Allí, en vez de continuar por la carretera como otros días, cogí otro carril que sale justo enfrente. Ahí empieza una suave subida que lleva hasta los 1000 metros, sencilla y sin ningún tramo complicado. Conforme se va subiendo las vistas (hay que darse la vuelta para disfrutarlas), y el paisaje son realmente increíbles. Desde la cima se baja por una pista de cemento que desemboca en la zona de Chircales. Aproveché para ir a llenar agua a la ermita, tomarme un pequeño tentempié que llevaba, y a seguir, esta vez cogiendo el mismo carril que hicimos con el Dessafio, paralelo al río, hasta ir a salir a la carretera del Castillo de Locubín, subí un par de kilómetros para volver a desviarme por el mismo carril de la ribera del Víboras, para salir a la cabecera del pantano y volverme desde allí para Martos, atrochando por unos carriles. Toda una ruta de montaña con bonitos paisajes; al final, 55 km. en unas 4 horas, con 1400 metros de desnivel y 2700 kilocalorías gastadas. Todo un paseo. La mala suerte del día, que la cámara se cayó y se rompió. Más de 5 años había durado, desde el 2006, pero parece que ya ha llegado al fin de sus días. D.E.P. Olympus SP-500: 2006 – 2011. […]

Dejar un comentario