Noticias
Anotaciones
Comentarios

Últimas Pasiones del Caballero Almafiera
El otro día, por casualidad vi algo en Facebook sobre el último libro publicado hasta el momento de Juan Eslava Galán «Últimas Pasiones del Caballero Almafiera», y al poco me lo encontré en una librería de Relay, y no me lo pensé dos veces para leerlo.
Haciendo un paréntesis en el libro que tenía entre manos, empecé directamente con éste. Esta novela está ambientada en la batalla de las Navas de Tolosa, narrándola desde el punto de vista de varios de los protagonistas, dándole voz incluso a los propios Reyes y arzobispos que comandaron las tropas cristianas contra los musulmanes. La obsesión de Alfonso VIII por vengar la derrota de Alarcos es contínua en toda la novela.
El Caballero Almafiera, proveniente de Francia, recien llegado de las cruzadas en Oriente descubre que su patrimonio ha volado, y ahora está en manos de un nuevo señor que va camino de una nueva Guerra Santa proclamada por el Papa Inocencio III contra los musulmanes, por lo que decide ponerse en camino para entrevistarse con el usurpador y pedir justicia al obispo de la región, que se encuentra también de campaña.
Allí se ve sumido en toda la vorágine de la organización de la batalla, junto con una joven en la que surge un profundo romance. Su habilidad con las armas hace que sea admirado por los demás militares y le soliciten que los acompañe en la batalla contra los musulmanes.
Muchos más personajes aparecen en esta novela, personajes anónimos que perfectamente podrían haber formado parte del trajín de tropas y auxiliares que forman un ejército: monjas encargadas de acompañar a la tropa, haciendo de sanitarios, cocineros (de todos es bien sabido el gusto por el buen yantar de Juan), escuderos, de todos los estamentos y jerarquías en el ejércitos: Desde «chusma» y lanceros hasta caballeros, y militares de alto cargo que acompañan a los reyes.
Escrito a modo de historia contada por un trovador esta importante batalla en la formación de la España actual, hace 800 años, bien ambientada, mejor documentada aún, le imprime un estilo como de época, e incluso vocabulario, que la hace, si bien no tan fácil de leer como otras novelas de Juan, muy interesante y divertida.

Dejar un comentario