Noticias
Anotaciones
Comentarios

Mientras Dure la Guerra

Mientras Dure la Guerra
Aprovechando ya el estreno en DVD y en televisión bajo demanda de la última película de Amenábar «Mientras Dure la Guerra», y que tan polémica fue el año pasado, después de su estreno, este fin de semana estuve viendo «Mientras Dure la Guerra».
Centrada en la figura de D. Miguel de Unamuno; uno de los intelectuales que abiertamente apoyó el alzamiento Nacional de 1936 frente al giro revolucionario de la II República en aquellos tiempos tan complicados.
Comienza con la llegada de los mandos militares a la Plaza Mayor de Salamanca, donde leen el parte militar y parten a tomar preso al alcalde para controlar la ciudad.
Comienza la figura de Unamuno en Salamanca como rector de la Universidad y también como personaje público de la ciudad de provincias; donde pasa la tarde entretenido en tertulia con sus amigos: un pastor protestante masón y un profesor de la Universidad izquierdista. Es destituido por la República por su apoyo al Alzamiento; sin embargo a los pocos días es devuelto a su puesto por la junta militar.
Poco a poco las columnas militares, capitaneadas por Millán Astray llegan hasta Castilla y vemos el papel que juega cada general; en especial Cabanellas(interpretado por Tito Valverde), y un taciturno y siniestro Franco (Santi Prego), que maniobra para incrementar su poder. Sin embargo Unamuno comienza a arrepentirse del apoyo que hizo al Alzamiento por los fusilamientos indiscriminados de prisioneros izquierdistas; arrepentimiento que culmina en el discurso en el Paraninfo de la Universidad el día 12 de Octubre de 1936, cuando con su discurso enerva a Millán Astra, que retratado como un brabucón en la película es incapaz de articular cualquier discurso, limitándse a un par de arengas patrióticas, y teniendo que ser el propio Rector de la Universidad ser salvado por Dª Carmen de Polo, admiradora de la obra del escritor vasco.
La película no deja de ser una interpretación de la historia de Amenábar algo polémica, por la orientación ideológica a la que someten últimamente todo lo relacionado con la Guerra Civil y Franco. La evolución de Unamuno durante la película; el papel patético de Millan Astray y de Franco, enmascaran una buena actuación y aún mejor ambientación de la película; reconstruyendo hasta el mínimo detalle la Salamanca de 1936, los despachos de la Universidad y la casa del propio rector.
Amenabar ya hizo su particular interpretación histórica del cristianismo en “Ágora”, del 2009; ahora lo hace con la Guerra Civil; algo similar a lo que empezó Tarantino al hacer sus películas con su reinterpretación de la historia.

Dejar un comentario